Universo Piñero

Desde un extintor y dos motores de nevera para pintar paredes hasta una nave de 3.000 metros y 35 personas a su cargo… en 20 años. Y creciendo. Si hay una persona que ha triunfado haciéndose a sí mismo y en un campo tan especial como es el de la tematización de pubs -calcula que unos 700 por toda España- ese es Piñero y su taller, más su ‘Fábrica de las ideas’ y, desde luego, sus carakoles.

El Centro Comercial Alzamora acoge estos días una curiosa exposición. Se trata del 20 aniversario del Taller de Piñero. Estas dos décadas de incesante trabajo de José Piñero, artesano alcoyano de 41 años -el más pequeño de nueve hermanos- se pueden ver en una muestra, en una mínima recopilación de su obra, expuesta en la planta de ocio… y un anticipo nada más entrar en la planta baja a lo grande: el mismísimo Mazinger Z y su inseparable Afrodita A.
El centro de esta exposición es el stand que triunfaba recientemente en la feria Hostelco en Barcelona, que funciona como un bar. El propio Piñero explica que “le agradezco a Paco Bustos su colaboración, le comenté la posibilidad, para celebrar nuestros veinte años, de instalar el stand y trasladar algunas de las figuras que tenemos en nuestro almacén y le encantó la idea. En las redes sociales, visitantes de todas las edades, no paran de subir fotos que se han hecho con las figuras. Eso sí, el Mazinger, que irá en el tejado de la nave, es la estrella”.
Y es que el Taller de Piñero es en la actualidad una instalación de 3.000 metros en el polígono Cotes Baixes, con 35 personas trabajando en sus cinco naves. Se trata de una de las dos principales empresas españolas en el sector de la tematización de locales de ocio -no en vano ha aparecido en publicaciones como Expansión o revistas como Emprendedores.
Y todo empezó hace dos décadas con dos motores de nevera y un extintor como compresores, más una pistola para pintar paredes, “había estudiado en Belles Arts y la Escola d’Arts, pero trabajaba en la tienda de discos de mi cuñado, Discos Félix. Ese trabajo me puso en contacto con mucha gente de la hostelería que me comentaban que querían decorar sus locales. Sin apenas medios, decoré el John Wayne de Cocentaina y ahí empezó todo. Desde ese día ya no he parado. Pronto comenzaron a lloverme las ofertas y empecé a tematizar locales, el Hobby, el Sports Passion, The Cine, Western, Warner Rock… En Ciudad aparecí como el Miguel Ángel de la Movida. Últimamente he decorado el Black Jack, Callejón de Cano, Don Nicolás, Sóc Alcoià, The Glory…”
Una de las claves para José Piñero de esta gran evolución es para él la invención del ‘flash-dressing’ que sería lo siguiente “en seis días decoramos cualquier local en cualquier punto de España… aunque si tenemos más tiempo mejor”, bromea. En el stand instalado se ven unas curiosas imágenes aceleradas del proceso de decoración de un local en Murcia. A bote pronto calcula que son unos 700 los locales que llevan su firma en toda España.
Pero no se detiene ahí. Ahora su próximo objetivo es internacionalizarse. “Ya tengo contactos establecidos en Estados Unidos, estado de Texas, Emiratos Árabes, Croacia, Suiza… aunque aún está en ciernes. También destacar que logramos un acuerdo con una de las cadenas de hoteles más importantes de España, Barceló”. De un local en la calle Perú de 40 metros, a una nave del Viaducto de 400 y 800 metros y de ahí a tres en Cotes Baixes de 1.800 metros hasta las cinco actuales de 3.000, siempre con Patricio Herrero como ayudante, mano derecha y ahora su encargado.

‘La fábrica de las ideas’ y los ’carakoles’
Pero es que dentro del Taller de Piñero existe una sección denominada ‘La fábrica de las ideas’ en la que el mismo equipo de artesanos, diseñadores y carpinteros se ocupa de otras decoraciones como pueden ser escenografías para teatros o rodajes de cine, para productoras de video, acciones de marketing, etc. Aquí entra su colaboración con la empresa de su hermano Antonio, Imaginarte, con la que han puesto en marcha varias iniciativas, como un tótem, Ayvatú, que recientemente logró un premio en el festival Smile de publicidad.
Por último, en un lugar privilegiado de sus obras, están sus populares ‘carakoles’, creados junto al propio Antonio y Rufino Angulo. Unos 35 de dos metros, que forman la ‘Carakollection’ que recorre España, otros más pequeños de un metro, los carakoles ornamentales, los de las filaes…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>