La NBA es tratada por primera vez de forma democrática

Por primera vez, si la memoria no me falla, en muchos, muchos años, tal vez décadas, la NBA se ha vuelto democrática. Me explico. Salvo los primeros programas a finales de los ochenta del mítico ’Cerca de las estrellas’ con Ramón Trecet y Esteban Gómez como presentadores y el espléndido tema de George Michael ‘Faith’, mientras aparecían figuras de estrellas con jugadas de Larry Bird, Magic Johnson o Michael Jordan, en la cabecera, salvo estos primeros programas de madrugada, digo, cuando solo habían un par de cadenas, la primera y la UHF, se pudieron ver en abierto para toda España. A partir de ahí, la NBA fue uno de los primeros productos de calidad adquiridos por la recién nacida televisión de pago, el famoso Canal Plus.

Desde entonces, los amantes de la NBA apenas si hemos podido disfrutar de partidos en directo o en diferido. O tenías el Plus o te quedabas con las ganas. Así, durante casi veinte años. O buscabas algún amigo que tenía el famoso Plus en las finales, o en momentos especiales como el All Star, o te quedabas a la luna de Valencia. Yo no pude ver aquel tiro ganador con el que Michael Jordan ganaba su sexto título y se retiraba. Sí recuerdo en el primer anillo de Pau Gasol, en las finales Lakers-Orlando, ir a casa a un amigo a pasar la noche allí en su sofá, en el penúltimo partido, con toda la familia que vivía en esa casa durmiendo y oir por la radio el último de choque, en el que por primera vez en tropecientos años un españolito se proclamaba campeón de la liga profesional estadounidense.

Poco a poco, en especial a partir de la aparición de Cuatro, algún partido se escapaba del codificado, del pagado, los viernes por la noche y con el tiempo, por ejemplo, el All Star Weekend. Andrés Montés y Antoni ‘Crónica en rosa’ Daimiel se convirtieron en el inseparable dúo que retransmitían los partidos de la mejor liga de baloncesto mundial. Por ello los aficionados a la NBA ya conocíamos perfectamente al malogrado Andrés Montés, cuando con La Sexta saltó a la fama nacional con su tiki-taka, su Tiburón Puyol o su Sweet Iniesta, pues llevaba muchos años hablando de los ET Gasol, Tim ‘Siglo XXI’ Duncan o Multiusos Garbajosa, por ejemplo.

Bueno pues parece que esta dictadura del citado canal de pago está empezando a difuminarse y hoy, por primera vez, en muchos años he podido ver un resumen de la jornada de la noche anterior en TV3, en el habitual Polideportivo de Cuatro, en Antena 3 y, lo que me ha dejado más pasmado, en ¡Televisión Española!. Primero con un resumen del partido entre los Lakers de Pau Gasol y los Minesota de Ricky Rubio, pero, sobre todo, después con un amplio reportaje con numerosas imágenes de la derrota en Chicago de los vigentes campeones Miami Heat de Lebron James, con la que rompía su racha de 27 choques enlazados ganando y dejando las 33 victorias seguidas de los Lakers del 72-73 de Chamberlain, West y Baylor como referencia histórica máxima.

Todo ello sin olvidar los partidos en diferido que pueden verse en Sportmanía, en ocasiones el NBA Live y Generación NBA más los vídeos resumen de la web de Marca.com patrocinados por el banco BBVA. O a nivel de papel el seguimiento en los periódicos deportivos cada vez mayor y en la clásica revista Gigantes así como en la especializada Revista Oficial de la NBA -a la que estoy suscrito. Y es que, por fin, los amantes pobres españoles de la NBA estamos de enhorabuena, veinte años después la NBA se ha democratizado… más o menos -¿igual el año que viene se liberará la ceremonia de entrega de los óscars?.